3/11/09


Quiero ser un pendejo 2
En la mesa de al lado se sienta una pareja. Él es italiano, musculoso y re careta. Habla de Praga, París y New York mientras ella le cuenta de Liniers, Florencio Varela y Morón. Cuarentón pero mantenido, alguna que otra cana, pide un Absolut Vodka. Le dice a ella en un español medio atravesado que se corra para allá, que le quiere tomar una foto y saca su iphone. Ella se ríe y él le dice que es una princhipesa; ella se vuelve a reír y él dice uno, due, tre, ¡whisky! Los dos miran la foto, salí horrible, no digas eso si eres hermosa, la Reina del Plata, la ragazza più bella del mondo. Entre tanto piropo, suena el iphone, un ringtone de electro house, y con el punchi punchi de fondo ella le pregunta quién te llama y él se hace el boludo, le dice nadie, no importa, otra foto: uno, due, tre, ¡whisky!

8 comentarios:

juli dijo...

atrapante, como siempre
tus microrelatos me encantannn!

Julieta Rosato dijo...

Cambiaste la forma de escribir, antes escribias como explicando mas, ahora haces microrrelatos... ahhh microrrelatos esa palabra de mierda me hace acordar que tengo que dar semiología...
En fin volviendo a tu escritura, te sigo bancando gastoncito!! me gusta como escribis!

Bruno dijo...

tiene razon julieta rosato, cambiaste la forma

y me gusta
muy buen comienzo para esta serie de pendeviejos

pobre chica si tiene que viajar de moron a florencio varela, alto viaje

Meli dijo...

me gusta mucho el ritmo que tienen tus microrrelatos! :)


uno, due, tre, ti voglio bene!

Fermín Enrique Ramirez dijo...

seguramente estos dos no permaneceran en el suelo, muertos de calor, como aquellos otros dos que en silencio se miraron

(aquellos que menciono "un ser comun")

franca(mente) dijo...

ajjajaa
ringtone electro house.

jajja

Besoo

Jacqueline dijo...

jajajajajajaja.. no le pasa solo a los extranjeros!
creo que todos tenemos un alma un tanto pirata

un beso común

juli dijo...

andabamos sin buscarnos pero sabiendo que andabamos para encontrarnos!!
no se porque mientras estudio los silogismos categoriales y la teoria de la mente en chimpances comparable con la vigente en los niños de 18 meses; en fin, todas cosas tan acadèmicaas que dan asco y me replanteo porque mierda no trabajo en un caalll center o nose como promotora de danonino en el vea; me acuerdo de aquella vez que te encontre en el ciber de casanova (demasiadas referencias bahienses) y de lo mucho que te extraño.

te quiero gas, mucho tal vez.