6/6/09

Una especie de reciente aparición en el territorio argentino ha sido el pastor brasileño. Mamífero de la familia evangelius, su extendido período de celo ha provocado la reproducción desmedida de este animal. Los biólogos aún discuten si se trata o no de una plaga.
El origen de este cuadrúpedo se sitúa en el Amazonas de Brasil, donde el clima benevolente y la excelente disponibilidad de alimento han posibilitado un rápido desarrollo de esta especie. Diversos especialistas en el tema afirman que, debido a la persistente tala de dicha selva, este mamífero ha decidido emigrar a tierras aledañas.
Los pastores brasileños suelen ser de contextura grande o, como se dice coloquialmente, “rellenitos”. Algunos científicos sugieren que tal vez se deba a una excesiva ingesta del “pan de cada día”. Además de este alimento, la dieta de este animal es a base de arroz blanco y feijão.
Se adaptan a diversos hábitats: la Iglesia Universal del Reino de Dios, ciertos canales de televisión y las variadas mansiones en donde viven. En la TV gustan de aparecer a la noche en donde prometen diferentes milagros a cambio de cierta cantidad de dinero. Debido a esto, los mitólogos han comparado a este mamífero con las sirenas: el canto atractivo –afirman– puede ser mortal.
No ladran ni maúllan, pero suelen emitir una y otra vez el mismo sonido: ¡pare de sufrir!. El lenguaje que utilizan es más bien gestual, aunque en ciertas ocasiones llega a ser verbal. Suelen inventar neologismos como “hoy tenemos una persona dolida de sentimiento”, creando así una mezcla extraña entre el español y el portugués. Sin embargo, especialistas en comunicación animal afirman que el pastor brasileño posee un lenguaje más evolucionado que otros especímenes provenientes de Brasil, a saber, Anamá Ferreira que, luego de treinta años de vivir en tierras hispanohablantes, todavía dice “bom dia”. De este modo, los pastores brasileños se ubican, en la cadena evolutiva, entre Anamá Ferreira y el homo sapiens.
Ciertos hábitos de esta especie son: pedir limosna, sacar demonios, prometer una vida mejor después de la muerte, bendecir en el nombre de Cristo y vender agua bendita por televisión. En este último caso se emparentan con otro miembro del reino animal, el vendedor de Sprayette, quien también profetiza múltiples desgracias en caso de no llamar en los próximos treinta minutos.
Aún se encuentra en discusión el supuesto poder curativo de este mamífero. Algunos etólogos sostienen que son capaces de salvar a una persona de la drogadicción, la anorexia, el alcoholismo, el SIDA, las peleas familiares, la envidia, los demonios, la mala suerte, la discapacidad motriz, el hambre, la gula y la avaricia. Para todo esto, claro está, ¡llame ya!
Este animal suele ser depredador de Xuxa, un espécimen que también proviene de Brasil. Gracias a diversas organizaciones ecologistas, aún no han podido extinguirla. Así, mientras los pastores brasileños auguran un futuro aterrador, invocan a los mil demonios y vaticinan el Apocalipsis, Xuxa sigue cantando: “todo el mundo está feliz, ¡muy feliz!”.

7 comentarios:

Canelita dijo...

qúe te puedo decir?
jajajajajajajaa, es genial este cuento ! me reí mucho el dia que lo leiste, y mas cuando lo leyó la profe que no se le entiende una goma y encima estaba re tentada!
lo peor es que muyy dificil animalizar a un actor social , sobre todo cuando la profe, se olvida de la consigna que da, dios mio !
muy lindo Gas! t veo el martes que viene, y mientras tanto voi a implorar que los pastores que se instalarona cuadras de mi casa, y a ademas de curar mis adicciones ofrecen teatro y guitarra, curen mis pecados ! hhahaa

sarcastique dijo...

Acá ya se vienen multiplicando desde hace rato...

un beso, argentino.
:)

la tschilena.

Bruno dijo...

gran texto te lo repito,
malditos lucradores de la fé!
mañana nos juntamos?

hace como dos semanas que no nos vemos! y parece que fuera mucho mas!
te recuerdo, por las dudas., que te quiero...
besito %)

Alejandrísimo dijo...

hey!

hacía mucho que no entraba y me topo con esto. muy divertido!

te voy a pasar un libro que me compré el otro día en una librería de Corrientes para que ahondes en tus investigaciones. se llama "El varon y su temperamento" y su substitulo es "Lo que todo hombre quiere decirle a su mujer y no se anima". es una joyita y anda por este camino que has empezado a transitar, hermano.

caroline dijo...

:) todavia espero ir alla con vos y con mari... desde el dia que me dijiste que habias ido tengo ganas de ir a dar una vuelta a ver que onda

Mai Ten dijo...

como siempre, me gusta lo q escribis! un beso! :)

Juan Manuel dijo...

Tus textos son una genialidad Gas
beso